FANDOM


¡Squawk! ¡Alto ahí!
El contenido en este artículo puede ser inapropiado para algunas personas, principalmente para el público menor.
{{{sub}}}

Lágrimas y Heridas es el segundo OVA de la serie Rellow dirigida y escrita por EL SUP3R 13. Su producción empezaría el 26 de febrero del 2019.

Ciudad cerdo...

—Señor Rey Cerdo. Acabamos de fallarle. Casi robamos los huevos pero estos estúpidos tuvieron que intervenir.

—¿Y quiénes son esos estúpidos?— preguntó el rey

—Son la pareja rojo azul. Un líder de la bandada y su compañera la artista. No sabemos si es su novia.— dijo un cerdo con casco.

—Son muy poderosos. Tanto que nos acaban fácilmente. ¿Qué hacemos, Rey Cerdo? Usted es el más sabe.— dijo un cerdo pequeño.

—Entonces mañana habrá que usar la artillería pesada.— dijo el rey enojado.

Varios cerdos se impresionaron al escuchar al rey mencionar “artillería pesada”. Esto por que nunca se había mencionado aquella palabra en años.

—Señor Rey Cerdo. ¿Y a qué se referirá con “artillería pesada”? ¿Y por qué varios cerdos se sorprenden al escucharlo?— preguntó el cabo.

—Significa: inicien el código bandera roja.

—Ahora lo entiendo... Si tanto insiste...— pensó el cabo.

Al subir la bandera roja, muchos cerdos de la ciudad se estuvieron preguntando por qué fue que lo pusieron. Hecho esto, el cabo cerdo tomó el megáfono para alertar a la ciudad.

—¡Atención Ciudad Cerdo! Desde hoy la bandera roja permanece aquí. La razón es por que se declara una guerra entre pájaros y cerdos. Por lo tanto se les aconseja a algunos cerdos refugiarse en ciertos lugares posibles. Otros cerdos vengan preparándose para una guerra inminente. Esto no es un simulacro.

Mientras tanto, la bandada continuaría descansando tras un ataque de cerdos. Excepto por Red y Willow.

—Agradezco que los ayudaras, Red.

—Willow. Tú también cooperaste. De no ser por ti, habrían muerto. Pero mañana la bandada tiene que prepararse. Mañana puede haber un ataque brutal.

—Esto se pondrá horrible. Sobre nuestro amor, ¿Qué pasa si nos descubren?

—Nos separarían. Pero no lo permitiré.— Red le da un abrazo fuerte para consolarla. —No soy un héroe. Pero no permitiré que te dañen. De lo contrario les haré pagar. No dejaré que te toquen.

Luego de ello, Red le daría un beso a Willow por 3 segundos. Causando que esta tuviera algo de sueño. Seguramente por la falta de respiración.

—Casi me dejas sin aliento.— En ese momento, Willow sintió una profunda emoción amorosa. —¿Nos dormimos juntos?

—No lo sé. Luego sospecharían de nosotros. De ser así me matarían.

—No lo harán. De lo contrario me los cargo.

—Bien. Pero no te orines al dormir.

—Ni que fuera una bebé. Sabes bien que soy algo grande. Y por favor. Solo no te dejes llevar o tendría que picotearte.

Al emocionarse, Willow saltó hacia Red para darle un abrazo y un beso. Habían pasado unos minutos. Al saber que Willow estaba dormida, Red comenzó a usar su pico para tocarla desde su pelo hasta sus partes íntimas para acariciar. Luego de esto, Red la forcejeaba y comenzaba a sudarse de la emoción. Esto implicaría un abuso de la cual ella no se enteraría. La mañana siguiente, Willow despertaría de buen humor. Sin haberse dado cuenta de lo sucedido en la noche.

—Red. Despierta. No es hora de flojear.

—Unos minutos más. Necesito descansar.— dijo dormido

—Bien, Red. Estaré allá si necesitas algo.

Red seguía dormido. Esto debido al placer que tuvo una noche. Mientras tanto, las demás aves preparaban resorteras, armamento y comida. Pero...

—Chuck. ¿No te percatas de que falta alguien en la bandada?

—Así es, Stella. Eso mismo pensé. Red se ausentó esta mañana. Y no sé por qué?

—Exacto. Entonces creo que lo mejor sería mantenerlo vigilado hasta confirmar qué pasa.

—No lo sé. Nos sacaría de la bandada.

—¡No si los ayudo!— gritó Bomb disponiéndose a colaborar.

—Bien. Acérquese.— Los tres se unieron para un plan. —Quiero que hagamos lo siguiente...— Hecho esto, Stella estaría susurrando hacia ellos un plan.

Habían pasado unos minutos hasta que Red se levantó del nido. Pero sin darse cuenta de que alguien lo tendría bajo vigilancia.

—¡Red, Red!— saludó corriendo y saltándose a abrazarlo. —Las zarzamoras están maduras. ¿Qué dices si vamos al bosque a recoger?

—Mientras hagas mermelada, por mí bien.

—Te prometo que lo haré. Te lo garantizo. Promesa pluma.

—Mermelada... Desearía un emparedado con mermelada de zarzamora...— pensó el amarillo distraído. —¿Pero qué estoy diciendo? ¡No me debo distraer! Debo tener pruebas de que Red tiene un secreto.

Dicho esto, los tortolitos irían consiguiendo las zarzamoras. Estaban pasando minutos. Tantos que Chuck se aburriría de verlos consiguiendo zarzamoras. Luego de esto...

—¡Red! Mira estas zarzamoras grandes que conseguí.

—Buen trabajo.— dijo el líder emocionado. —Ahora lo mejor será hacer una merienda para cuando tengamos hambre en plena batalla.

—Maldita sea. Esto aburre más que los animes sobre vida cotidiana o escolar.— pensó el amarillo aún observándolos.

Pasaban aún más minutos. Pues Red y Willow continuaban haciendo emparedados con mermelada de zarzamora.

—¡Maldito, Red! ¿Qué secreto tiene?— pensó el amarillo estresado.

—Gracias por tu ayuda, Red.— agradeció la pequeña azulada.

—De nada. Si necesitas algo prepararé un buen armamento.

Parece que el plan fracasó duramente. Y Stella no se sentiría contenta.

—¿Qué viste?

—No mucho. Sin embargo al verlos juntos algo se me vino a la mente.

—¿Qué ocurre? ¿Alguna hipótesis o teoría?

—Sí. Y es que Red y Willow están enamorados y estoy seguro de que mantienen una relación secretamente prohibida.

—¿Y con qué subjeta esa teoría?

—Cuando los cerdos nos atacaron, Red y Willow nunca fueron lastimados. Seguramente por que salieron juntos. No sé a dónde. Pero ni modo que para conseguir “un tesoro”.—

—¿Alguna otra teoría que quieras deducir?

—No sé si te sorprenda pero como últimamente los veo felices, me hace pensar que algo tramaron en privado. Y no es tan bueno como imaginas.

—Suficiente. Creo que tienes razón. Hay algo que me empieza a hacer sospechar. Contando las veces que estuvieron juntos últimamente.

—Eso mismo pensé.

—Por eso pensé en que les echáramos el ojo a los dos. Otro buen plan sería interrogar parte de la bandada. Luca debe saber algo sobre esto.

—Lo mismo diría de Hal. Ese estúpido tucán dice siempre ser honesto.

Mientras tanto, Red y Willow...

—Red. He escuchado un rumor que tienes un armamento. ¿Es cierto eso?

—Así es. Tengo resorteras hechas de madera petrificada. Son duraderas y muy especiales para ocasiones como esta. Bombas de humo y de aturdimiento. Poppy las solía usar para hacer bromas. Me los regaló en cuanto se enfadó de ellos. Pero para mí son buenas ya que ciega a los cerdos y ala vez saca una nube de humo. Y entonces no podrán vernos. También tengo bombas de ácido. Son muy potentes. Derrite mayor parte de las cosas a su paso. Martillos gravitatorios. Casi como el martillo de Thor. Son poderosos y destructivos. Y por último rifles láser. Dahlia los inventó. Ahora estamos listos. Con estas armas los cerdos no nos ganarán.

—Deberías mostrarlos a la bandada. Sería genial.

—Eso mismo pensaba hacer.

Todavía soleaba. Esta vez más de lo normal. Pero no descartaba que Chuck y Stella comenzaran a interrogar parte de la bandada.

—Testigo #1: Luca— Stella empezó a grabar una cinta de audio para interrogar

—Bien, pequeño azulejo. Tú que sabes. El día de ayer, Qué te dijo Willow respecto sobre Red.

—N... No sé nada.— Luca trataba de ocultar la verdad para que estos dos no se enteraran.

—¡Niñato estúpido! Sé que te involucraste en sus amoríos. ¡Contéstame o te arranco las plumas!

—Y yo te grito en el oído hasta quedar sordo.

—... Ya no me sirves. ¡Lárgate antes de que me hagas vomitar. ¡Y no! ¡No te mereces ningún caramelo por ocultar algo que sabes!

—Pues me largo. Al cabo no quería ni un solo dulce.

Hecho esto, Luca empezó a sacar la lengua como forma de burla. Chuck se enojó por tal motivo.

—Hal... El idiota que se junta con Red. ¿Sabes si te admitió que está enamorado de una chica llamada Willow o alguna otra? ¡Dime y a diferencia de Luca, te ganarás un dulce!

—Si lo supiera, ya se los habría dicho. Red solamente dijo que estaba enamorado de una chica pero no me dice cuál. Esperaría que fuera Matilda. Siento que los dos harían pareja.— Al igual que Luca, Hal trató de ocultar la verdad. Pero esta vez diciendo una pequeña mentira.

—... ¡Tucán estúpido! ¡Lárgate o te golpearé con un bate de béisbol metálico!— Chuck empezó a corretear a Hal tras empezar a sospechar que lo que decía parecería mentira.

Tras haberse largado, Hal no tuvo en cuenta esto...

—Un momento... ¿Matilda?... ¡Stella! Anota a Matilda. Creo que tenemos un testigo más.

Mientras tanto, Matilda fue arriba en la nariz de cerdo para pensar lo que pasó esa noche que Red decidía abstenerse de ella.

[Comienza Flashback]

—Y entonces, Matilda. ¿Por qué insistes en salir conmigo?— preguntó el chico rojizo bastante confundido.

—No es algo que pueda responder a un ave como tú. Pero a pesar de que me ayudas mucho, casi nunca sales con nadie. Ni con una chica. Todo por que dices tener que conocerlas. Y eso que tú y yo llevamos mucho conociéndonos.

—Una razón impresionante. Pero hay varias chicas aquí. Y es que no quiero enojarte. Pero sé que eres bonita como una cáscara de huevo. Sin embargo hay otra chica por la que suelo sentir...

[Flashback fin]

—Esa chica... Desearía saber quién es...— Matilda pensó mientras ese recuerdo le viene a la mente.

—¡Matilda!— Bomb comenzó a intervenir. —Red y Willow van a exponer algo. ¿Vienes?

—Uh... Claro. ¡Enseguida voy!

Al escuchar los nombres de los dos pajaritos, la gallinita empezó a sentir una pequeña parte de un mal presentimiento. Y por supuesto, celos.

Pasaron minutos. Tras mostrar el armamento, los pájaros los recogerían..

—¿Y por qué tantas armas si con nuestros poderes es suficiente?— preguntó el hermano mayor.

—No lo es. A lo largo de los años, los cerdos han ido evolucionando su inteligencia. Si recuerdas tantos robos de huevos, últimamente vienen con armas e inventario propio.— explicó firmemente el hermano menor. —Así que decidí que lucháramos fuego con fuego.

—¡Eso es usar la cabeza, Red!— felicitó, el amarillo

—Gracias, Chuck. Todo por proteger la bandada... Ahora recuerden darle al cerdo.

Dicho esto, los pájaros verían a los cerdos corriendo con sus armas, carros e inventos. El ataque empezaba. Los azules se lanzarían a las ventanas de los cerdos. Provocando que estos chocaran a otro lado. Terence se cargaría a los tanques. Aplastándolos como un pie a la lata. Matilda lanza un huevo bomba hacia una estructura. Destruyéndolo en un dos por tres. Bomb se lanza a los aviones para explotar y aturdirlos para estrellarse. Poppy usa su tornado para destruir unos mechas. Dahlia se atraviesa y destruye unos vehículos más. Pero por atrás esta vez. Stella levanta una estructura de madera con sus burbujas y Chuck empieza a destruirla con los cerdos a dentro. Hal se lanza y destruye por atrás un mecha más. Silver se lanza y aplasta una torre de cerdos que estaban a punto de dispararle con fuego. Bubu entra a una estructura y lo destruye inflándose. Willow se lanza como una sierra circular destruyendo globos aerostáticos con cerdos dentro. Luca se lanza y con su grito destruye las ventanas de una estructura. Haciéndolo muy vulnerable. Y para golpe final, Red empuja el edificio y se destruye aplastando a varios cerdos.

—Gracias, Luca. Debería ascenderte de novato a veterano.

—De nada, Reddy. Ahí cuando quieras.

Sin embargo no era momento para celebrar. Unos cerdos empezaron a robarse los tres huevos.

—A ver cómo resuelves esto, cara de acné.— gritó un cerdo con casco.

—¡Nos vemos en la ciudad con el rey cerdo!

—Esos bastardos creen que pueden engañarme.— Red comenzó a sentir una furia bastante excesiva. —¡Aves! Aquí pueden agarrar unas cuantas armas. ¡Los necesitarán para hoy! Es hora de acabar con esto.

Mientras tanto, los cerdos entraron rápidamente a la ciudad cerdo. Esto para darle una sorpresa bastante merecida al rey cerdo.

—Señor Rey Cerdo. Sé que han pasado meses pero hubieron excelentes noticias.

En construcción...

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.