Angry Birds Fanon Wiki
Advertisement
RWBB Capítulo 1- Desde Niños

Desde Niños (Since Kids en ingles) es el primer episodio de la serie Red x Willow: La Bella y la Bestia

Episodio anterior Episodio siguiente
Par de Idiotas El demonio y su ángel

Sinopsis[]

La infancia de ambos quizás fue algo inusual y y hasta cierto punto desgraciada; pero como reza ese famoso dicho: No hay mal que por bien no venga

Argumento[]

¿Si te preguntaran si fuiste feliz en tu infancia, que responderías?, lo más probable es que al igual la gran mayoría de gente, hayas vivido una etapa de infante despreocupada y de bastante alegría, alejado de los problemas porque mamá y papá siempre iban a estar ahí para ayudarte con lo que faltara y lo que desearas; pero como sabemos no todos nacen con suerte y mientras que varios niños podían darse el ya conocido lujo de crecer despreocupados; ambos amigos de la infancia fueron algo un poco más alejado de lo habitual...

Por última vez díganme; ¿quien diablos descargo todas las cajas del camión si ustedes se largaron a almorzar?- Habló sorprendido un hombre azabache algo canoso, que vestía solo de un pantalón marrón de tirantes y un polo blanco con zapatos marrones a sus trabajadores; mientras que atrás de ellos había un camión de mudanza vació

No lo sé señor, solo volvimos y así estaba todo el lugar- Contestó uno de sus trabajadores mientras sudaba frió; hasta que escucharon un ligero ruido que les llamo la atención- ¿Y eso que fue?- Pregunto extrañado

No lo sé idiotas; pero hay que ver qué pasa rápido- Contestó el jefe con sus trabajadores al tiempo que entraban a la casa

Grande fue la sorpresa de todos al ver que adentro estaba aquel pequeño niño pelirrojo de solo 4 años que (con mucho esfuerzo) estaba empujando una de las cajas adentro de la casa; eso significaba que ya habían encontrado al responsable que movió todas las cajas del camión a la vivienda

¿¡Ese niño que contratamos pudo cargar todas esas cajas!?- Pensó muy sorprendido uno de los empleados

¡Hey niño!- Gritó el jefe haciendo que el niño lo viera

Dígame señor Lawrence- Respondió Red

¿Pudiste cargar todas estas cajas tú solo?- Le cuestionó el hombre mayor

Pues si, después de todo para eso me pagaran ¿verdad?- Contestó el pequeño sonando serio

Ehmmm... si, tienes razón- Contesto el señor Lawrence sacando su billetera

Genial ¿cuanto me pagara?- Preguntó el niño pelirrojo restando importancia a lo que para el resto de obreros sería una proeza

Justo como prometí $100, aquí tienes- Le dijo el jefe sacando $100 de su billetera

-El pequeño pelirrojo tomó el dinero que obtuvo por su trabajo y se disponía a marcharse hasta que un empleado lo detuvo para preguntarle-

Oye niño, ¿porque necesitas tanto dinero?- Le cuestionó el obrero

... Prefiero que no lo sepan- Contesto con un tono seco Red al tiempo que se marchaba

Que chico tan raro- Pensó uno de los trabajadores

Pero lo que ninguno sabia era que el pasado de ese niño que precia ser raro, pudo ser todo menos feliz

Hasta los 3 años no tuvo preocupaciones y pudo vivir como cualquier niño normal con su padre Redmund que era un hombre de un pequeño negocio, su madre Eva que trabajaba de cocinera en su escuela, su hermano mayor Terence que estaba en la secundaria publica y su hermana gemela Ruby; vivían en una avenida bonita y llenos de gente a quienes Red llego a considerar buenas personas, las cuales varias pudieron salir adelante gracias a los apoyos que Redmund y Eva les prestaron.

Pero justo cuando todo parecía felicidad, a sus 3 años su padre adquirió una enfermedad al corazón que le impidió laborar y seguir conduciendo su negocio, lo que termino llevándolo a la quiebra, para colmo de males debido a eso el presupuesto familiar se vio brutalmente reducido y cuando Terence trató de ayudar buscando dinero fácil y rápido con un negocio ilegal, la policía no tardo en hacerlo caer en la cárcel, sumado a ello el reducimiento de los ingresos de la familia hizo que la mayoría de lo que quedaba fuese para su hermana gemela que sufría de una enfermedad neurológica que le provocó una miastenia que necesitaba de varios medicamentos para poder controlarla (y si querían eliminarla por completo necesitaban de una operación que era el quíntuple de veces más cara de lo que ganaban antes); y para rematar la situación, su madre se vio obligada a dejar su trabajo antiguo y pasar a tener trabajos múltiples de medio tiempo para poder así al menos cuidar de sus hijos y su esposo.

La cosas pudieron pudieron haber sido menos tortuosas si aquellos que salieron adelante gracias a Redmund y Eva les hubieran apoyado en ese momento de dificultad; el pequeño pelirrojo confiaba en que así lo harían... pero les terminaron dando la espalda argumentando que sus necesidades no eran su problema o que no podían por mayores asuntos

Todo acabo cuando forzados por la situación, la familia tuvo que mudarse a una casa pequeña en un barrio que estaba entre los mas humildes y pobres de los Estados Unidos; pero lo que verdaderamente cambio en Red no fue que hallase tenido que encontrar trabajos de medio tiempo para ayudar a su familia, sino fue su comportamiento, que paso de ser noble y generoso a ser tosco, frio y explosivo; siempre teniendo la mentalidad de: "No confíes en nadie salvo en ti mismo, porque siempre sabes que harás tú pero nunca lo que harán los demás"

Volviendo al tiempo presente, el pelirrojo ya había comprado las medicinas de su padre y hermana, junto con un poco de comida para la cena; y estaba llegando a su humilde casa de un piso como siempre (después de que unos chicos mayores hayan intentado quitarle lo que había ganado; pero el a base de golpes con un palo de madera logro espantarlos)

¡Ya llegué!- Gritó Red tocando la puerta de su casa

¡Ya voy, hijo!- Gritó la madre de Red

-Al abrir la puerta, se asomó una mujer que llevaba solo un camisa rosada y unos pantalones negros con unas sandalias negras; cabello color azabache largo y piel clara, ella era Eva-

Hijo, que bueno que llegaste- Le dijo la mujer mayor agachándose y abrazándolo con una sonrisa; hasta que vio el estado de su retoño- Red, ¿Qué son todas estas magulladuras?- Le pregunto su madre preocupada porque el pequeño tenía varias marcas de golpes y el ojo derecho morado

No es nada mamá, no tienes que preocuparte- Trató de restarle importancia el pequeño pelirrojo para que Eva ya no estuviese alterada

No me engañes cariño, te peleaste ¿verdad?- Preguntó la madre del pelirrojo preocupada

… Mamá, me querían robar lo que gane para ayudar en la casa- Dijo sincero el pequeño avergonzado

Hijo, sabes que no me gusta que trabajes eres todavía muy joven- Le dijo Eva un poco preocupada frotando su cabeza

La situación no es tan positivas como para poder darme el lujo de poder relajarnos, mamá- Replicó Red serio, y para tratar de evitar una discusión le dio a su madre las bolsas con las costosas medicinas- Ten, aquí están las medicinas que necesitan Ruby y papá

Gracias hijo pero debes dejar de trabajar eres todavía un niño- Dijo Eva tomando las bolsas con las medicinas

Mamá sabes que estamos en una situación muy delicada, trabajas mucho y apenas tenemos suficiente dinero para los medicamentos y los demás gastos de la casa- Dijo el joven pelirrojo con bastante preocupación

Su madre estaba de verdad sorprendida; nunca pensó que aquel niño que ella había cargado hace cuatro años en sus brazos cuando nació terminaría siendo tan sacrificado en lugar de darse una vida tranquila y sin carencias como el resto de chicos de su edad, sentía que le estaban quitando su infancia a su retoño; todo ello hizo que Eva empezará a lagrimear

M-Mamá, ¿estas bien?- Le pregunto su hijo preocupado, a lo que ella solo lo abrazo fuertemente

Red… no sabes cuanto lo lamento- Dijo su madre entre lágrimas

¿Qué cosa?- Cuestionó el pequeño

Lamento que te haya tocado tener… una familia con tantas desgracias como la nuestra- Contestó con voz débil su madre dándole una sonrisa un poco forzada

… Nada es tu culpa madre- Replico el pequeño con voz comprensiva abrazando a Eva

Gracias hijo, no se que haríamos sin ti- Dijo Eva respondiendo al abrazo

Vamos ma, hay que entrar- Pidió Red entrando a la casa siendo seguido por su madre

Adentro lo primero que vieron fue la cocina-comedor y una sala pequeña, en donde en un sillón algo desgastado estaba echada una niña pequeña, pelirroja y aparentemente en muy mal estado, ella era Ruby

Hermanito… llegaste *tose un poco*- Saludo Ruby sonriendo débilmente

Hola hermanita- Saludó Red con una sonrisa

¿Por qué estás tan golpeado hermanito?- Le interrogó la muchacha pelirroja con voz débil

No preguntes...- Le contestó rápidamente su hermano nervioso sacando de una de las bolsas unas pastillas- Ten, las medicinas que necesitas

… ¿Es por eso que estás tan golpeado?- Le volvió a preguntar su hermana pero esta vez con voz algo triste

¿Por qué todos me hacen esa pregunta?, solo se puede arreglar con algo de descanso- Dijo algo molesto el niño

Hijo, creo que ya hiciste demasiado por hoy deberías ir a tu cuarto; comeremos en un rato- Pidió su madre para evitar una discusión

… *suspiro* Esta bien mamá- Dijo Red sumisamente antes de ir a su cuarto; y al llegar se cruzo con su padre; que era un hombre con el pelo color rojo sangría; que vestía de una polera verde, un pantalón azul y unas zapa - Hola papá- Saludo a su progenitor de forma casual

Hey, hola campeón; me entere de lo que pasó- Le dijo con una sonrisa calmada y frotándole la cabeza

… ¿Tu también me vas a regañar?- Le pregunto algo temeroso su hijo

No hijo; de hecho quiero agradecerte Red… porque a veces creo que eres un mejor hombre que yo- Le dijo con algo de vergüenza y tristeza su padre

¿A que te refieres?- Le pregunto el chiquillo extrañado

Mírate hijo, tienes solo 4 años y vas a ayudar en construcciones, mudanzas, trabajos en tiendas; y con lo que ganas fácilmente podrías comprar todo lo que tu quisieras, juguetes, ropa, dulces; y en lugar de eso lo usas para…- Iba hablando el mayor hasta que hizo una mueca de dolor, producto de su enfermedad-… ya sabes, todo mientras yo trato de ayudar a tu madre en la casa y no puedo hacer más que eso- Le termino de decir sonando melancólico

… ¿Tu y mamá estarían mejor y tendrían más dinero para arreglar sus problemas si yo o alguno de mis hermanos no estuviéramos aquí?- Le preguntó inseguro su hijo, sorprendiendo un poco a Redmund

Nada de eso hijo, ustedes son las 3 mejores cosas que nos han pasado, no podemos imaginarnos una vida sin ti o tus hermanos… - Le contesto serio el adulto hasta que se detuvo un momento y sonrió- y tampoco queremos muchas cosas ¿y sabes porque?

¿Porque?- Cuestiono Red intrigado

Porque otras familias tendrán autos, casas y mucho dinero; pero hay algo que nunca van a tener y nosotros si; un hijo como tú- Finalizo frotando su cabeza y posteriormente dándole un abrazo a su niño- Anda Red, descansa, mañana será otro día

Tras esas palabras Redmund se fue dejando al pequeño en su habitación, quien solo suspiro y dejó se dejó caer en la cama; se quedó mirando el techo un rato, pero una conversación que escucho de sus padres, lo saco de su trance

Las cosas están yendo peor de lo que íbamos antes, nadie quiere contratar a alguien con problemas cardiacos por temor a tener que pagar por los tiempos de descanso y gastos si llego a acabar en el hospital- Le dijo el adulto preocupado a su esposa tirando un periódico a la mesa

No te preocupes, saldremos de esta, ya lo veras- Intento darle esperanza su amada Eva dándole un beso en la frente y sonriendo

Tan pequeño y teniendo que conocer el trabajo y enfermedades tan graves en su familia, Red vio desde su puerta esa conversación; y aunque sintió tristeza, también sintió que a pesar de todo lo malo que estaba ocurriendo, se tendrían los unos a los otros en su familia; "algo bueno después de todo" pensó, para después irse a dormir, mañana tendría que volver a trabajar. Pero había una cosa que le daba cierta tranquilidad y eso era que la situación no podría ser peor… pero no sé puso a pensar que quizás alguien llevaba algo diferente pero casi igual de malo

-Mientras tanto en una casa grande de 3 pisos que estaba más alejada de la casa pequeña del pelirrojo-

¡Ya estoy hartooooo!, ¡No es posible que está casa sea un chiquero no hay nunca un lugar donde sentarse, nisiquiera puedo descansar de trabajar porque no hay donde sentarse!- Grito irritado un hombre vestido con terno azul marino, camisa blanca y corbata roja; tenía el pelo azul oscuro, tez clara y ojos café al ver que la sala de su casa estaba llena de ropas, con la tabla de planchar estando ahí y los cojines tirados en todo el piso

¡Claro, para ti es muy fácil venir y exigir!, ¡Sin tomar en cuenta que yo también trabajo y además me hago cargo de la niña!- Devolvió el grito enojada su esposa (que estaba con platos en la mano y poniendo la mesa, pero se detuvo al ver a si esposo), una mujer que llevaba puesto un vestido de casa negro con un polo crema de manga larga debajo y botas negras cortas; que tenía el pelo blanco, de piel caucásica y ojos avellana

¿¡Y que quieres que haga eh!, que quieres que haga Julie!?, ¡Si me mato trabajando todo el día para mantener está casa!- Volvió a gritar con más enfado su marido revelando el nombre de esa mujer

¡Oye Thomas no seas ridículo!, ¡Si pudieras hacerlo no tendría que trabajar, te recuerdo que mi sueldo se usa también para que comamos!- Le volvió a criticar y recordar más furiosa la mujer revelando de igual forma el nombre del tipo

¡Eso no quiere decir que tengas la casa hecha un asco!, ¡Muchas mujeres trabajan y también tiene perfectamente su casa!- Exclamó furibundo Thomas

¡Sisi, mujeres que tiene un marido comprensivo y no un patán como tu!, ¡Tu también deberías de cooperar un poco, ¿no te parece?!- Contestó Julie con irá y diciendo la última parte con mucho veneno en la voz

¡¿Cooperar, cooperar?, pero si todo mi sueldo se va aquí!- Bramó furioso el hombre

Todos esos gritos eran escuchados desde un cuarto en el piso de arriba, era de un hermoso color celeste con diseños blancos de pegazos y había varios peluches además muñequitas barbie y lalaloopsy. Pero entre tantas cosas lindas, una pequeña niña de cabello corto color azul cielo no estaba para nada feliz, estaba sentada abrazando sus piernas, y llorando silenciosamente escuchando otra de las ya habituales peleas de sus padres

*Porfavor, se los pido; ya no peleen*- Pensaba muy deprimida la pequeña Willow mientras seguía llorando

Dicen que el dinero no compra la felicidad, pues la peliazul era la prueba viviente de ello. Nacida en la rica familia Ollson, tuvo muchas cosas a la que los niños de su edad no estaban acostumbrados, muchos juguetes, un closet lleno de ropa y zapatos solo para ella… pero ni eso la lograba hacer feliz, ¿porque?, su familia estaba rota, en el sentido más literal de la palabra.

Thomas y Julie Ollson siempre peleaban, muchas veces esas peleas hacían que dejarán de lado la crianza de su pequeña hija, que al ser testigo de tan crudas peleas a su temprana edad desarrollo un carácter cerrado y muy sensible, no le gustaba salir, ni pasear, ni le gustaba socializar; ¿y todo ellos sus padres como intentaban remediarlo?, comprándole cualquier cosa, pero nunca preguntándole si se sentía bien o no

*¡Quiero irme de este casa, solo irme lejos!*- Pensó la niña llorando con más intensidad pero guardando silencio… hasta que ya no pudo aguantar más y su llanto finalmente salió a brote, lo cual no detuvo la pelea de sus papás

¿¡Ahora estas contenta!?, ¿¡Ahora estas contenta!?, ¡Mira lo que hiciste!- Le grito muy molesto Thomas a su esposa

¿¡Lo que hice!?, ¡Es culpa tuya porque jamás pasas tiempo con ella!- Contestó Julie en igual o peor estado

¿¡Y tú si!?, ¡jamás escuchaste a tu hija!, ¡nunca!- Saco en cara su esposo tomando su abrigo, preparándose para irse a su habitación

¡Déjate de decir estupideces y ya no grites!, ¡Estás haciendo llorar a Willow!- Le grito su mujer acercándose molesta a él

¡Te diré porque llora Willow!, ¡Porque dejé que le metieras cosas extrañas en la cabeza!- Finalizó la pelea el padre tomando sus cosas y subiéndose a su cuarto, todo mientras Willow seguía llorando a mares

Paso la noche, y al día siguiente que era domingo, Willow se levantó con ojeras profundas y bajo a desayunar, al momento de sentarse su padre estaba tomándose un café y leyendo su periódico, mientras que su mamá recién estaba saliendo de la cocina; y apenas la noto, cambio totalmente su rostro que pasó de uno serio a uno risueño

Buenos días, hija- Le dijo su madre alegre poniéndole en su sitio en la mesa panqueques con chocolate

Buenos días- Contesto la pequeña cansada y tomando asiento, estando ella en la parte del frente de la mesa y sus padres a ambos lados

Hora de irme al estudio a trabajar, nos vemos en la noche- Dijo Thomas parándose, tomando su maletín y después dándole un beso a su hija en la cabeza y pasando de largo de su mujer, para después salir

¿Cómo dormiste?- Pregunto la mujer tratando de sonar amigable aunque por el aspecto que tenia la pequeña era obvio que las cosas no estaban muy bien con ella

Ehm… bien, supongo- Le respondió Willow mirando hacia el suelo, obviamente era una mentira pero ya se había acostumbrado a cierta escena

Porfavor Willow tienes que decirme si tienes algo malo para poder ayudarte…- Julie como pocas veces mostraba preocupación de la condición de Willow, y una vez mas al ver esa cara, la pequeña iba a hablarle de sus problemas. Pero entonces sonó un reloj y…- Lo siento hija, ya es tarde, el trabajo me exige ser puntual ya sabes, además tengo una reunión con la fundación, aquí te dejo 10 dólares para que te compres el almuerzo en la escuela, te van a llevar a la escuela en el Mercedes, se puntual- Le dijo la mujer apenas escucho el sonido del reloj y se levanto de la mesa rápidamente tomando sus cosas y poniéndose su abrigo, y luego de dejar el dinero a su hija, se fue sin darle un beso en la mejilla o desearle suerte en la escuela; dejando a Willow ahí sentada, sola

Adiós…- Hablo para si misma la chica, pues su madre ni siquiera la escucho, seria otra mañana solitaria y como el resto de su vida

-Tras terminar su solitario desayuno la chica empezó a prepararse para ir a la escuela, realmente se sentía desanimada y sabia que muy probablemente las cosas no iban a mejorar con el pasar del día. Tras estar vestida con su uniforme escolar y con la mochila en su espalda se disponía a ir su escuela. Salió de la casa y espero pues se supone que la llevarían en el mercedes, y una vez llego el chofer, ella solamente se subió a la parte trasera-

… ¿Y hay algún curso en especial que lleve hoy señorita Willow?- Le pregunto su chofer intentado animarla al verla tan decaída mientras iban a la escuela de Willow

Ehm… creo que hoy llevaremos matemáticas y letras- Le respondió la niñita sin mucho animo

Señorita Willow, no puedo evitar notar que esta decaída, ¿es por el tema de sus padres otra vez?- Le pregunto amablemente el hombre al volante del mercedes, quien solo recibió un silencio como respuesta- Señorita, se que le afecta, pero le aseguro que sus padres la aman, a su modo- Intento animarla, ya que noto que aun sin decir nada, si le afectaba el desinterés de sus padres en ella

… Lo dudo- Dijo de forma deprimente la niña de ojos azules

-Una vez en la escuela, la niñita se dirigió en soledad en dirección a su salón, las ojeras se le notaban mucho, ya que ya habían sido muchas noches pasando lo mismo. A medida que iba avanzando, recibió como siempre las miradas de todos posadas sobra ella y especialmente riéndose acerca de que "no durmió" anoche, y si, eso había pasado, pero no por algún juego o porque le diera la gana, era por algo mas triste. Cuando Willow llego a su salón al momento de sentarse vio otra nota en su mesa, la cual al abrirla vio que tenia escrito "Rarita LOL"-

No de nuevo- Susurro la chica para posteriormente arrugar aquella nota y dejarla caer al suelo, no era la primera vez que le dejaban notas con frases hirientes, no sabia si eran varias o solo una persona la que los ponía pero parecía que cada se levantaba aunque sea por un minuto alguien le dejaba alguna nota en su escritorio

-Tras soltar un suspiro de frustración Willow se sentó en su escritorio y tras unos segundos sacar sus libros para empezar la clase, paso un rato y Willow seguía escuchando como sus compañeros susurraban cosas para luego voltear y verla para luego reírse, la clase progresaba y a la chica le empezaba a costar mantener la concentración en clases, los parpados de Willow empezaron a volverse pesados empezando poco a poco a cerrarlos hasta que sintió un golpecito en su cabeza, luego otro y otro, volteando para ver que se trataba solo para recibir el golpe de una bolita de papel en la frente. Pero justo cuando iba a pedirle ayuda a la profesora-

¡Señorita Willlow!, creo que no esta prestando atención a mi clase, hace un rato la he visto queriendo dormirse- Exclamo la profesora muy seria, haciendo que Willow saltara del susto

N-No maestra, y-yo estoy...- Empezó a balbucear la peliazul queriendo hallar una respuesta, pero fue interrumpida otra vez

Pues si realmente estuvo atenta a mi clase sabrá en que pagina de libro nos quedamos y podrá seguir con la lectura- Prácticamente le exigió su profesora

E-Ehm si- Obviamente Willow mintió, no sabia en que parte estaban del libro y decidió probar suerte leyendo uno de los textos al azar- "... Pitágoras descubrió que la octava tenia una proporción o radio de 2 a 1..."- Pero apenas dijo esa lineal, todos se empezaron a reír con mas ganas, mientras que la profesora le daba una mirada que la hizo temblar del miedo

Nunca espero nada de usted, y aun así siempre logra decepcionarme jovencita. Este mas atenta para la próxima, o acompañara a varios mas aquí a la recuperación en verano- Volvió a decirle la mujer adulta de forma amenazante mientras se ajustaba las gafas, la niña quería empezar a correr, pero su sensibilidad y vulnerabilidad no lo hicieron posible y solo asintió con la cabeza - Pues volviendo con nuestro tema…- Empezó a decir la mujer volviendo al pizarrón

-Y así, la niñita siguió intentando prestar atención a su clase y para eso, decidió hacer la misma táctica de siempre, intentar fingir que do pasa nada alrededor, que no le seguían tirando papeles o se reían de ella a sus espaldas, pero mientras seguía escribiendo, no podía evitar empezar a llorar en silencio, haciendo que sus lagrimitas cayeran encima de su cuaderno-

-Trabajando-

Advertisement